• Nueva York, años 20. La ciudad que nunca duerme está siendo invadida por el juego, la música, la clandestinidad y la ambición mientras una lucha encarnizada entre la familia Panettone y el Clan de los Oh acaba de comenzar.
  • Hasta ahí, lo único cuerdo que podemos contar de Mafias S.A. El resto hay que venir a verlo. Ante sus ojos desfilará una larga lista de disparatados personajes y ustedes, el público, serán parte de ello.
  • Señoras, señores y seres humanos en general, les esperan dos horas llenas de caos, persecuciones, esperanzas, homenajes al cine, una maravillosa banda sonora y risas, muchas risas. Nadie puede perderse algo tan demencial.